Allí está, allí vemos sus ruinas. San Pedro el Viejo, le llaman. Hemos salido de San Pedro Manrique por la carretera SO 630, dirección Magaña. Pasamos el puente sobre el mermado Linares y aparcamos el coche. Al lado de la carretera, por fin asfaltada, que nos llevaría a Sarnago, el pueblo de la ilusión y el esfuerzo, sale el camino. Ascendemos por la senda empinada, una alambrada para marcar la propiedad privada, y una puerta. Abrimos la cancela, para continuar y llegamos a la colina del olvido.

Eligieron una posición estratégica, lógicamente, en el cerro lo construyeron. Dominando todo el contorno de alrededor. Los montes, ahora sierras peladas y sierras de pinos. Abajo el fértil valle y la  dehesa boyal con pastos comunales, ahora vacas careadas.
Soportando la agonía del tiempo se encuentra. Resistiendo a la desidia, de los poderes públicos por el patrimonio.


En la ladera encontramos una cantera. a cielo abierto, de losas calizas. Poco apoco, se va comiendo la montaña. Piedras en pales, apiladas para su venta. De aquí quizás salieron, parte de las piedras llevadas arriba, a la loma. Lajas características de esta zona, fueron colocadas, hace muchos siglos, con maestría. Otras piedras de distinta cantera, más nobles también se emplearon. 
Hoy piedras caídas y ruinas, ven tus ojos. Los mejores sillares y las columnas, robadas. Expolio consentido, reutilización en las casas de los pudientes. 

Sobre una loma cercana se divisan los Casares. Yacimiento arqueológico celtíbero, que perduro en  la época imperial romana. Eduardo Alfaro realiza allí, su excavación. 
Quizás cuando pasen algunas, pocas generaciones, se vean arqueólogos y equipos excavando sobre  la tierra que hoy pisamos.
Intentando definir sus orígenes. Si inicialmente fue una torre de vigilancia y defensa, una atalaya en Tierras Altas.
Si fue monasterio fortificado, a finales del XII y siglos posteriormente. Su relación con el Cister, su relación con con el Monasterio de Fiero.

Si los templarios, aquellos los monjes guerreros, fueron sus dueños. Si dejaron sus huellas y mensajes, en el ábside. En las pinturas rojas que se intuyen, pinturas que el tiempo borró.    

Dos estructuras aún podemos distinguir. Manteniendo el equilibrio está, la torre cuadrangular con sus vanos, la planta de la iglesia de tres naves y los restos de un pequeño monasterio. Dos estructuras que pronto solo quedaran en la memoria.  

Tómas Osácar,en el avisador numantino de 18 de mayo de 1902, nos dice: “Cuenta la tradición que fue convento de Templarios; lo que sabemos es, por buenas referencias, que a finales del siglo XVIII y principios del XIX, del convento de Fitero (Navarra) venían frailes a este monasterio a pasar el noviciado”.
La tranquilidad y el sosiego, se rompe por el sonido del viento. En la desolación, otros sonidos y silencios. Piedras y solo piedras, son para algunos. Y enfrente en la lejanía más piedras y más ruinas.
La silueta de la fortaleza medieval, las torres del castillo de los Manrique del siglo XV, y junto a las cruces en tierra sagrada y el cementerio civil, otras ruinas. Las de la iglesia románica de San Miguel, otra más en la lista roja Hispania Nostra, si solo son piedras del siglo XIII.

El sol ya se está escondiendo, el negror de la noche se cierne sobre estas tierras. Amanecerá y quizás lleguen tiempos de esperanza. 


Es un día caluroso de diciembre, el cambio climático ya está aquí, llegó y por desgracia para quedarse. Nos vamos de ruta a la Sierra soriana. Hoy será un día diferente, vamos acompañados de juventud.
Lo primero de todo, os presentaré la sierra. Contemplad el paisaje y el azulado cielo. Observad las cumbres, ahora pardas, salpicadas de la nueva riqueza: aerogeneradores. Sabed que estas tierras, han sido ganaderas durante muchos siglos. Hace décadas que desapareció su única riqueza, los rebaños de merinas. El color pardo se transformará, en verde esperanza. Finos pastos para el agostadero -cinco meses al año- de los rebaños viajeros. Este terreno y el clima, por más que quieran, es inapropiado para el cereal. Pueblos de pastores trashumantes, cañadas de paso libre y montes comunales.

Desde las cumbres de la sierra, se ven los pueblos aislados. Es el mundo rural abandonado. Dura vida en el pasado. Siete meses de ausencia -rebaños a Extremadura y Andalucía- mientras en los pueblos solo quedaban mujeres, niños y ancianos. Sabed que aquí hubo un intercambio cultural enriquecedor, una globalización interior. Los habitantes de estas tierras, con la trashumancia y los “cagarruches” o “cagarraches” trabajando en los molinos de aceituna, la propiciaron. Llegó la decadencia y vino la emigración. Los pueblos se vaciaron. Ahora soledad y ruinas, sobre las lágrimas de las despedidas.
Vamos ahora, a conocer un pueblo, al que yo le tengo un cariño especial: Las Fuentes de San Pedro. Llegamos por un camino sin asfaltar, promesas que se lleva el viento. El trasformador de la luz, porque la luz llegó. Veremos ruinas. Decadencia y desolación, en otro pueblo de la Sierra. Sus casas de piedra, preciosas, hoy con las puertas abiertas.


Pasearemos en silencio por sus calles. Su plaza, bella plaza, donde aún se podan los frutales, como símbolo de esperanza. Su escuela adosada a la iglesia, el ayuntamiento y la casa del maestro, el pilón y la fuente. ¿Qué queda de su iglesia? Allí están sus ruinas, patrimonio religioso expoliado, que no sale en los medios. Es "pequeño" para algunos, pero con gran valor sentimental para otros. Elementos protegidos, pero solamente sobre el papel, un papel mojado.
Adiós sabiduría popular de trasmisión oral. Romances, cuentos, leyendas y tradiciones. Danzas, canciones, villancicos y fiestas populares. Sonidos de dulzainas y tamboril. Ahora el sonido del viento. Os diré que gente joven como vosotras, han plasmado con una cámara, una realidad que ya está desaparecida.
¿No se podían recuperar estos edificios, del común y del esfuerzo, de albergues? Un lugar de encuentro, para aquellos que vuelven a los orígenes o esos otros que los visitan, atraídos por la desolación.
Caminemos por la senda, vamos a otro pueblo: Valdenegrillos. Iremos a saludar a una persona. A darnos la bienvenida, se acercó el fiel guardián, un mastín. Un lenguaje olvidado se escuchó, en las cumbres de la sierra. Palabras adormecidas, que ahora comienzan a brotar: hacer Mesta, rabadán, zagal, aprisco, chozo, hato, colodra, careas, carlancas, moruecos, cañadas, cordeles, descansaderos, ...

Quiero que la conozcáis y echéis un rato con ella. Sale humo de la chimenea, la única encendida. Después de entregarle los presentes, escuchad y compartid.
La memoria de la gente y de los pueblos que se marchita. No es lo mismo leerlo, que vivirlo.
¿Qué queda de aquella forma de vida? ¿Se puede recuperar el tiempo perdido? ¿Hay futuro? Y otra iglesia en ruinas, hasta en ésto de conservar el patrimonio, se nos marginó.
 Es la hora de reponer fuerzas, dejando que la mente sueñe, mientras escuchamos el sonido del agua.
Y ya de vuelta, paradojas del destino, paramos a coger níscalos y negrillas. Se expropió el terreno, para plantar pinos. Fue el último suspiro, para muchos de estos pueblos.
Un placer veros, ayudando a ese corazón, que quiere seguir latiendo. Con la España vaciada, junto a la diáspora, cerca de los leones. Allí donde debe de estar la voz del pueblo. Donde un plan consensuado debería producirse.
Cualquier tiempo pasado, fue distinto. Juzgarnos a nosotros, a nuestra generación. Juzgar a las administraciones, a todas las administraciones ciegas. Se acaba el día y comienza la noche del tiempo.





Esta entrada es gentileza de un compañero, de una amistad surgida de las redes. Una persona que sabe mirar, escuchar e interpretar los silencios. Gracias amigo, Luis Díaz Marijuán.
Si tuviese que recomendar un lugar para los que gustan viajar en el tiempo, un buen candidato para ello es Tierras Altas de Soria.

Suelo caminar, por los paisajes del abandono, por aquellos lugares en los que la famosa demotanasia hace estragos. Son espacios abandonados o cuyo uso del territorio ha cambiado sustancialmente, pero con un potencial tremendo para aquellos que gustan, como yo, interpretar tras su estudio lo que allí acontecía.

Quizás el destino, el azar, o el karma me ha hecho merecedor de momentos entrañables, como encontrar a gente nacida en los principios del siglo XX, que allí vivieron. Me encuentro hablando con ellos en un mismo lenguaje, refiriéndome a unos personajes coetáneos para ellos, pero lejanos en el tiempo para mí. Os puedo asegurar que cuando esto acontece sus caras se transforman, sus ojos brillan, y hasta su cutis parece rejuvenecer por momentos.


Momentos mágicos...en Tierras Altas existe la magia, el espectáculo del tiempo detenido, el placer de leer el mensaje que las piedras nos envían, el legado de los viejos molinos, los restos de las fábricas, las viejas casonas de los señores de la Mesta, y hasta el espectro de las tierras Altas aparece en los días de luna llena...pudimos “atraparlo” en su atalaya de vigía ... 

El guardián de Tierras Altas, fiel a su cita con la luna llena... lo vi cabizbajo, quizás le invadió la nostalgia, quizás no reconoció aquel mundo que recordaba, un mundo vivo, lleno de yuntas, de arrieros con vellones, con peones de miel, con barricas de vino, un mundo de rebaños de ovejas moteando el verde horizonte....
Quizás miro al Cidacos o al Linares esperando que le diese alguna explicación, pero este parecía estar dormido, triste, ya no hablaba con su sonoridad habitual...quizás buscó los candiles de la esperanza, o los sonidos de las parroquiales de la ilusión, nada escuchó...trato de buscar la campana para así tocar arrebato, para así despertar a un mundo dormido, aquel mundo vivo que el recordaba, pero ni siquiera halló las campanas....y en un instante esa figura humana en el ojo del campanario se transformó en un ave de negro plumaje, como producto de un conjuro o maldición, quizás solo los días de luna llena adquiera ese aspecto humano para observar tierras altas, para vigilar el legado de nuestros ancestros..‬




En la ladera a orillas del Linares, frente al castillo y la ermita, allí estoy. Mi nombre antiguo fue villa de Bea, molino de Bea, luego ya me escribieron con uve. Tal vez me llame así por las vistas, que se divisan desde mi castillo.
Si asciendes a él podrás contemplar, desde las ruinas del desprecio por el patrimonio, todo el Sexmo. Verás desde los montes de San Pedro hasta los de Valdeperillo. No os lo he dicho, pero pertenecí a la  Villa y Tierra de San Pedro de Yanguas, luego  le cambiaron el apellido por uno noble, Manrique. Soy parte del Sexmo de los Montes o de Vea, junto con las aldeas de Peñazcurna, Villarijo, Armejún y Valdemoro. 

"Vea en un peñascal / donde el diablo no pudo entrar". Quizás otro día os hable de mi larga vida. Algo más de cincuenta casas, las majadas para el ganado y otras construcciones menores. Una casa, para sus consejos y la escuela, otra que habitó el cura, su iglesia y la ermita-cementerio, la fragua, su lavadero, el molino harinero y el castillo.
Llegó la década de los sesenta del siglo pasado, la agricultura de montaña y la ganadería estante, sólo daban para subsistir. Una tras otra, las familias se fueron marchando. Buscan nuevos proyectos y mejores condiciones de vida. Llegó el éxodo rural y supuso el final para mí, me convertí, poco a poco, en un pueblo fantasma.
De allí salieron, dejando sus casas y los recuerdos de una vida.  
Se habían celebrado las fiestas de San Lucas. Actos religiosos y profanos, el 18 y 19 de octubre, en honor al evangelista. Una premonición y una certeza. Letras en negro sobre el yeso blanco. “Día 21 de octubre de 1962. Se va terminando el pueblo, ya se ha terminado la fiesta, que no sé si habrá más años, porque desaparecen un 90% de los vecinos. Firma: Marcos León”.
En el censo de 1960 la población de derecho del municipio era de 173 residentes. El municipio lo formaban Vea, Valdemoro (incorporado en 1941) y Peñazcurna.
Las comunicaciones deficientes, el clima y la naturaleza del suelo, son las causas. El poner en producción las tierras y evitar el éxodo de la totalidad de la población, es el fin. La repoblación forestal obligatoria, el medio. Corría el año 1964, el resultado el que se sabía y se ocultaba. El fin de un pueblo, la muerte de otro pueblo de las Tierras Altas sorianas. Boletines oficiales certifican mi defunción. Dejaron que el pueblo muriera y qué voy a hacer yo. 
Era el año 1967, de oficio, por expediente, me incorporan al municipio de San Pedro Manrique, por haber quedado sin población. 
Y de allí partieron y de allí se fueron, dejando su forma de vida y la belleza del paisaje. Memoria rural, memoria material e inmaterial, desapareciendo. Edificios soportando el paso del tiempo. Esqueletos de madera y piedras en equilibrio. Y la sabia naturaleza recuperando su terreno.

Como ya os he dicho tengo un edificio en la plaza, es la escuela y el ayuntamiento. Me construyeron en 1.899, bajo la fecha había un escudo, que me han robado.
En la planta baja, bancos y suelo embaldosado, allí acordaba el concejo, las decisiones que nos afectaban.
En la primera planta, ascendiendo por una escalera exterior, estaba la escuela: Suelo de tablas, mapas, libros, la mesa del maestro y los pupitres.
Pintadas en las paredes, nombres y fechas, recuerdos de la visita. Tristeza siento cuando ensucias mis paredes. Tristeza me dais aficionados a artistas.
Os he dicho, también, que tenía iglesia y casa para el curato. En una casa de la calle de la plaza, vivía el presbítero. Era beneficiado de la iglesia parroquial de San Martín de San Pedro Manrique, cura de  dicho lugar y asistente de la de Peñazcurna. En 1930, se llamaba José Marín Jiménez, y aquí vivía.
La campana y el campanillo, el retablo vendido, las imágenes,... Virgen de los Remedios. La vida y la muerte entre sus muros. Fotos en blanco y negro. Despoblado, abandonado y saqueado. Se me pone un nudo en la garganta y las palabras no me salen.



Me emociono al veros, como se emocionan aquellos que vuelven a sus raíces. Volved mientras podáis, a poder ser acompañados de vuestros hijos y nietos. Esas nuevas generaciones, son las que me dan algo de ilusión. Veis mi leve sonrisa, tras secarme las lágrimas amargas.
Comprendo a aquellos de vosotros que fuisteis incapaces de regresar. Se que me lleváis en la memoria y en el corazón. No tuvisteis suficiente valor, preferisteis conservar la visión de cuando partisteis. Una imagen algo borrosa e idealizada, por el paso del tiempo. La foto en la retina, cuando volvisteis la mirada, al partir por el camino de herradura.
Os contaré que intentaron cambiar mi suerte. Gente venida de muy lejos, de Bélgica, con el propósito de repoblarme. Infructuoso intento por darme vida, era el año 2001 .
Me alegra que acudáis a conocerme. Que recorráis la senda del Linares, para pasar unas horas conmigo. Sed respetuosos, por favor, sed respetuosos conmigo. En esas calles, ahora intransitables, hubo vida. Las piedras caídas que ahora veis, miradlas con detenimiento, son esfuerzo e ilusión pasada. Donde ahora florecen zarzas, endrinos y maleza, antes se oían las risas de los niños.

Los vecinos me conservaban, era cuando de las chimeneas salía humo. Por no tener no tengo, como en otros pueblos, una asociación que me defienda. Sabed que no confió en los políticos y tengo mis motivos. Esos que ahora se suben a la moda de la despoblación. Solo hablan y hablan, del medio rural. 
Me dejaron aislada, tras proyectos que nunca fueron realidad. Estoy incomunicada y me cerraron la puerta, con mis hermanos de La Rioja. ¿Qué intereses ocultos y no tan ocultos tienen? Esos incapaces de revertir sobre mí y mis vecinos, parte de lo que con la madera y la caza produzco. Solo quiero comunicaciones dignas, acceso correcto a Internet y las autopistas de la información, tributación reducida y beneficios fiscales. 
Me ilusiono, nuevamente me ilusiono. Nuevos pobladores, gente joven, que intentan salvar mi existencia. El respeto por mi parte a sus decisiones de vida, si aún tengo esperanza.

Y de allí partieron y de allí se fueron. Hoy están dando suspiros al tiempo, con su dignidad y sus vivencias. Pocos van quedando. El legado se pierde, la añoranza y el silencio. Nostálgicos que se aferran y trasmiten los recuerdos de un pasado, su pasado. Otros muchos nombres ya llegaron a la mar. Caminos que se desvanecen y sueños en el aire. 
.- Rogativa y Novenario que la Villa y tierra sampedrana dedica a Nuestra Señora de la Peña, para obtener agua para sus agostados campos. 31 de mayo – 8 de junio de 1922.  
VEA.
José Marín: Párroco. Prudencio Hernández: alcalde. Lucas Hernández: concejal. José Hernández: concejal. Prudencio Hernández: concejal. Martín León: concejal. Domingo León: concejal. Celedonio León: Juez. Alejandro Hernández: Cruz parroquial. Castor Jiménez: pendón. Pedro Jiménez: ramo. Donata Muñoz: estandarte.
Hombres: Melitón Delgado. Escolástico Fernández. Francisco Hernández. Martín Hernández. Domingo Hernández. Fermín Hernández. Hilario Hernández Jiménez. Nicasio Hernández. Faustino Hernández. Tomás Hernández. Matías Hernández. Juan Hernández. Pablo Hernández. Antonio Hernández. Fernando Jiménez. Vicente Jiménez. Victoriano Jiménez. Eulogio Jiménez. Alejandro Jiménez. Inocencio Jiménez. Benito Jiménez, Francisco Jiménez. José Jiménez. Silvano las Heras. Calixto León. Marcelino León. Simón León. Estaban León. Pablo León. Eliberto León. Luis León.
Mamerto León. Faustino Marqués. Francisco Marqués. Domingo Palacios. Pedro Pascual. Domingo Pérez. Justo Pérez. Victoriano Pérez. Pablo Sáez.
Mujeres: Leonarda Blanco. Sebastiana Carrascosa. Flora Hernández. Gregoria Hernández. Juana Hernández. Isabel Hernández. Juana Hernández. Crispina Hernández. Petra Hernández. Patricia Hernández. Andrea Hernández. Felipa Hernández. Blasa Hernández. Justa Jiménez. Benita Jiménez. Claudia Jiménez. Antonia Jiménez. Casimira Jiménez. Catalina León. Francisca León. Petra León. Catalina León. María León. Feliciana León. Casimira León. Francisca León. Julia Martínez. Juana Martínez. Valeriana Pascual. Justa Pascual. Aquilina Pascual. Francisca Palacios. Martina Pérez. Pascuala Redondo.
Crescencio Sánchez-Malo Maestro nacional.
Niños: Silvino Garrido. Bienvenido Fernández. Cayetano Fernández. Jesús Hernández. Fortunato Hernández. Donato Hernández. Carmelo Jiménez. Domingo León. Gregorio León. Celso León. Francisco Pascual. Basilio Palacios. Fidel Palacios. Luciano Sánchez.
Niñas: Natividad Fernández. Petra Hernández. Aurora León. Encarnación León. Nieves León. Victoria León.
Coro de Jóvenes y niñas: Jacoba Hernández. Vicenta Hernández. Margarita Hernández. Ceferina Hernández. Gregoria Hernández. Valeriana Hernández. Ezequiela Hernández. Remedios Jiménez. Juliana Jiménez. Evarista Jiménez. Susana Jiménez. Antonia León. Rosario León. Asunción Ortega. Rufina Palacios. Constantina Pascual. Luciana Pérez.

Que estas líneas y el vídeo del compañero y amigo Luis M. Díaz Marijuan, sean un homenaje a sus memorias.