Arte pastoril.

Se acaba la trashumancia y con ello desaparece una cultura pastoril milenaria. Desaparece un patrimonio tanto material como inmaterial, una gastronomía propia, herramientas y utensilios, vocabulario y topónimos, folclore y artesanía, etc. 
Esta entrada pretende ser un reconocimiento a esos pastores anónimos. Artesanos que empleando los materiales de su entorno, cuerno, piel o madera, realizan y decoran objetos para el uso diario. En ocasiones son verdaderas obras maestras, regalos en el recuerdo para sus seres queridos. Cajitas o joyeros que a punta de navaja, en la invernada lentamente, van tomando forma, para acabar en manos femeninas cuando la sierra reverdece.
Es de destacar la diversidad de objetos realizados. Con piel de cabrío o res lanar fabrican zurrones, carteras, zahones, pellejos,…..
El trabajo del cuerno o asta merece una atención especial. La colodra, cuerna o vaso usado para beber agua o leche.
Colodras más grandes para llevar sal, o aceite para curar la roña del ganado. Tapadas en la base con corcho de alcornoque. Colodras lisos o decorados con motivos variados.  Motivos figurados y/o con inscripciones.
Pasada la paridera, época de mayor trabajo de los pastores. Corderos muertos y partos múltiples. Ahijador experimentado. Conocedor de ovejas y crías, aguda vista para emparejar. Placenta del muerto untada o piel sobrepuesta y atada en el vivo. Paciencia y constancia. Olor y sabor materno reconocido, cordero adoptado. Balidos, sonidos para emparentar crías y madres.
Manchas blancas en la parda sierra, cabezas escondidas en las horas de más sol. Ovejas agrupadas a la sombra de árboles dispersos. Sesteo en lugares frescos.
A la sombra de algún árbol y recostado sobre su cayado está el pastor. En una mano la colodra fijamente sujeta y en la otra la navaja, esa amiga imprescindible, navaja de múltiples usos. A su lado los careas y mastines, ojos cerrados y lengua fuera. El tiempo y la actividad parecen detenerse. En su momento la fatalidad o la vida misma habían acabado con la vida de bovino. Hábilmente con la cornicorta había seccionado el cuerno. 
Colodra especial como especial fue la vaca a la que perteneció. Vaca con nombre y colodra decorada. “Iniciales en mayúscula” que son nombres y apellidos. Un “Viva mi amo” de agradecimiento. Una “Cruz y un cáliz” protector. La silueta del “Santo” de su profesión y de esa “Virgen” patrona del pueblo que le vio nacer. “Arboles” difuminados, quizás acebos, quizás robles o quizás encinas. Artista y artesano ajeno a corrientes o movimientos. Imitación, observación del medio y creatividad. 
El tiempo. Cucharas y otros utensilios diversos ya realizados. El tiempo. Cuerna para llevar fresca la piedra de afilar el dalle, sudor en la siega de la hierba, alfalfa o esparceta. El tiempo.






2 comentarios:

  1. Muchísimas gracias. Espero y deseo que lo disfrutes presencialmente.

    ResponderEliminar