San Andrés de San Pedro (I) (Soria).

Pueblo de Tierras Altas sorianas, estamos en la sierra merinera, zona de pastizales. Formó parte de la Comunidad de Villa y Tierra de San Pedro de "Yanguas", cambiando con posterioridad de denominación al adicionar el duque de Nájera su apellido familiar "Manrique", hasta que fue suprimida por Real Orden de 31 de mayo de 1837. Comunidad formada por San Pedro y veinticinco aldeas mancomunadas, de ellas tres eran barrios de la villa. Se agrupaban en cuatro sexmos, San Andrés formaba parte del Sexmo de Oncala, junto con Oncala, el Collado y Navabellida.

Tenía ayuntamiento propio, pertenecía al partido judicial de Agreda y en lo religioso dependía de la Diócesis de Calahorra-La Calzada.
A mediados del siglo XVIII siguiendo el catastro del  Marqués de la Ensenada, el señorío lo ejercía el Excelentísimo señor Duque de Arcos, Maqueda y Nájera (Francisco Ponce de León y Spínola de la Cerda). Se componía de sesenta casas habitables, tres sin moradores y dos arruinadas La población la formaban cuarenta y cinco vecinos y ocho viudas. Había dieciocho pastores y treinta y siete labradores.
Los propios del común son: una dehesa de secano junto al camino de Carrascosa, de cavidad ciento sesenta y siete yugadas, destinada para el pasto de las yuntas de labor de sus vecinos y dos casas, la una sirve para las juntas de concejo y la otra para habitación del cura párroco y una fragua.

El ganado estante churro, no es numeroso: ciento dieciséis ovejas churras, cuarenta y dos corderas, diecisiete carneros. Por el contrario, sí que es importante el que trashuma, el merino. Hay  tres mil seiscientas treinta y siete ovejas finas merinas, mil ciento treinta y ocho corderas finas, cuatrocientos treinta y seis carneros finos, doscientas tres cabras, dieciséis machos cabríos y setenta y un chivos. No existen grandes ganaderos, la propiedad está muy repartida. Curiosamente la titularidad se corresponde con unos pocos apellidos: Marín (8),  Martínez (6), Medel (6), Ridruejo (4), Martínez Molino (4), Ximénez (3), Sainz Hidalgo (2), Herrero (2), Martín (2), Elbira (1), del Río (1), Fernández (1), Espinosa (1), García (1)  Hernández (1).
Época en la que los matrimonios a veces eran entre familiares, para mantener las posesiones de los bienes. Matrimonio entre primos o matrimonio tío con sobrina. En otros casos si los contrayentes eran de pueblos distintos, mediaban como mucho cuatro horas de distancia en caballería.
Tras la emigración económica de los años sesenta y setenta, el pueblo ve disminuida drásticamente su población. La agricultura de minifundios y ganadería churra estante, no son suficientes para fijar la población. (Cifras del siglo pasado: en el año 1900 eran de 219 los habitantes, en el año 1930 su número es de 189, en 1960 desciende hasta los 112, y ya en 1970  la población de hecho, alcanza las 68 personas). 
Es en este año de 1970 cuando se  aprueba la fusión voluntaria de los municipios de Oncala, de San Andrés de San Pedro y el Collado, en uno, con nombre y capitalidad de Oncala, por incapacidad económica de los Municipios para atender los servicios mínimos obligatorios. En este mismo año se acuerda la supresión de los Juzgados de Paz de San Andrés de San Pedro y El Collado y la incorporación de los mismos al de igual clase, de Oncala, el que se hará cargo de la documentación y archivo de los Juzgados de paz suprimidos.
En la actualidad con menos de 20 habitantes es pedanía del  Municipio de Oncala, pertenece al partido judicial de Soria y desde el punto de vista de la Iglesia Católica, al obispado de Osma-Soria. 

Una de las causas  de la primera despoblación fue el empobrecimiento de los vecinos, a consecuencia de la  aplicación de Ley de Desamortización General Madoz. La venta sacando a pública licitación bienes y derechos de propiedad del Concejo Municipal y pertenecientes a los propios del pueblo. La Comisión provincial de Ventas de la provincia de Soria adjudica, en sesión de 31 de mayo de 1867, fincas en  San Andrés de San Pedro,  terrenos de pastos rematados el 21 de noviembre de 1866. Tierras de la sierra, pastos de agostada o pastos de puertos, pastos para el ganado. La compra tras la subasta la realizaron los beneficiarios que hasta ese momento los venían disfrutando, con el consiguiente esfuerzo económico. Unos apellidos delante (Nicolás Martínez, José y Francisco Marín), unos parajes de los propios del pueblo (lote de las Mostajeras: cabida 126 hectáreas y 15 áreas y lote de los Corrales: cabida 60 hectáreas y 11 áreas)  y detrás el resto de los vecinos ganaderos del pueblo, todos compradores.
La dehesa boyal con una extensión 40 hectáreas, en base a la propia legislación desamortizadora no se pudo vender, siendo de aprovechamiento común para leña y el ganado mayor. 
Patrimonio comunal que hemos heredado de nuestros antepasados, patrimonio que nos trasmitieron y que debemos preservar. La titularidad no es exclusiva del municipio o de la entidad local que los posea, sino que la comparten con los vecinos. Tierras de pastos de verano en el pasado y molinos de vientos en el presente. 
Me recuerda esa conversación  con un abuelo en un pueblo de la Sierra, que resumida podría ser así. La herencia paterna amistosamente repartida. Tierras de labor para el hijo agricultor que vive en el pueblo, es su medio de vida y terrenos baldíos en la sierra para los de la emigración forzosa. Con el paso del tiempo en la sierra aspas de molinos moviéndose incansables por el azote del viento, riqueza sin esfuerzo y las tierras de labor, subsistencia con trabajo y sacrificios.

El desarrollo se olvidó de la sierra y San Andrés no iba ser menos. Un ejemplo lo podemos encontrar en las comunicaciones. La Diputación provincial de Soria en septiembre de 1926. “Se acordó la distribución de fondos para Noviembre que la Alcaldía de San Andrés de San Pedro, se obligue a satisfacer las dietas del personal de la sección de vías para que lleven a cabo la valoración de las obras del camino de El Collado a dicho pueblo”. Interesante es una carta publicada en 1928 en la voz de Soria. Carta escrita desde Reinosa por Elías Martínez Ridruejo próspero comerciante. El título: Un soriano ausente. El camino de Oncala a San Andrés de San Pedro. “Metidos en poblaciones bien comunicadas y urbanizadas quieren que a su pueblo hayan llevado los tiempos y su progreso, algún beneficio de los que disfrutan”. “Es muy lamentable que todos los que tenemos necesidad de ir a hacer una visita a nuestra familia, no podamos contar con la comodidad tan humilde de un camino vecinal máxime que ya se han cedido los terrenos gratis, que para el mismo se precisan y si mal no tengo entendido creo hay un hijo del pueblo de San Andrés, que paga el coste del puente que pasa por el Collado para comunicarse con San Andrés.” “Soy un defensor de Soria y toda su provincia, sin olvidar mi querido pueblo”. El camino de El Collado a San Andrés algo más de tres kilómetros, se comenzó a construir poco después por la Diputación Provincial de Soria con un presupuesto de 105.506,15 pesetas.  En junio de 1930 se inauguró dicho  camino vecinal.
La luz eléctrica se puso en 1952, el viejo trasformador sigue como testigo a la entrada del pueblo. 
En el año 1954 comenzó la urbanización de la calle principal, cemento en la calle Real.
A finales del XIX y comienzos del siglo pasado se inició una primera emigración. El comercio y la banca, fueron los sectores elegidos. En Soria la Casa de Banca y Negocios de los hermanos Epifanio y Bernardino Ridruejo Barrero. En Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Antonio Ridruejo Barrero con la Casa-Banca de dicho nombre, quien además poseía, comercio de tejidos y almacén de vinos. Los señores R. Martínez Ridruejo y Elías M. Ridruejo, “Casa Martínez Ridruejo”, establecimientos de ferretería, quincalla y vidrios, almacenes de tejidos y confección en Reinosa, almacén de maderas en el Burgo de Osma y comercio en Madrid. Vicente Martínez Ridruejo almacenes de ferretería y construcción en León, así como de la fábrica de yesos de Dueñas (Palencia). En el Burgo de Osma “Ridruejo y compañía”, comercio de tejidos: fundada por Dionisio Ridruejo Marín y Cándido Ridruejo Corchón en el año de 1896. Negocios de confección “Medel y Cruz” en Toledo y sucursal en Ocaña. Comercio de la entidad <Ridruejo y Carrascosa> casa soriana que se estableció con sucursales en plazas importantes de España. Son solo algunos nombres y que supuso un efecto llamada para otros del pueblo o de la zona.
Tiempos pasados, tiempos de posguerra. A unos pocos se les llamaba señores, el respeto y el usted, médico, secretario, maestro y sacerdote. A la mayoría tío o tía, unas veces con acento a los de sangre y a los otros sin acento. Algunos por su nombre de pila y otros por apodos.
¿Cuál era el medio de vida de las familias? Ganadería lanar estante con un pequeño número de cabezas por vecino, algún ganadero trashumante y agricultura de minifundios. (En 1989 finalizó la concentración parcelaria, que afectó a una superficie de 895 hectáreas, aportadas por 100 propietarios en 5403 parcelas. Se han atribuido 259 fincas de reemplazo).

Y llegó la gran emigración, el cambio del medio rural por el urbano. Y llegó la despoblación. Casas abiertas en verano y fines de semana, casas restauradas y conservadas, vuelta a los orígenes de los que un día tuvieron que marchar y de sus descendientes.


2 comentarios:

  1. José Pascual Herreromayo 31, 2017 11:44 a. m.

    Ejercí como maestro de la escuela unitaria de niños de San Andrés de San Pedro los años 1963-1965, cuando en el verano de este último año se suprimió la escuela de niños y se transformó en mixta la de niñas. Charo Iglesia Ridruejo fue mi compañera en esos dos cursos. Montamos un comedor escolar. El primero de esos cursos viví en El Collado donde mi hermana Nuria daba clase, Manuel Hornillos era el secretario, Gorgonio nos transportaba además de ser "El limpiachimeneas del Puerto". Muchos recuerdos de entonces.
    Di clase a José Abel, Agustín, Ismael, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias señor José por su comentario y por la información. Me alegraría que esos recuerdos del pasado sean gratos. Por poco tiempo no fue usted mí maestro, pues nací en San Andrés en el año 1960, aunque disfruté del comedor escolar. Curiosamente también estudie magisterio, aunque no lo ejerzo y curioso pueblo por el numero de maestros que allí nacieron.

      Eliminar