Morón de Almazán (Soria). Palacio y sepulcro. Hurtado de Mendoza.

En su bella plaza Mayor nos detendremos para contemplar el palacio, edificio que se encuentra bajo la iglesia y sobre el concejo. Es la nobleza, linaje: "Hurtado de Mendoza"
Por el privilegio de villazgo, Morón se convierte en una villa de realengo. "Y otorgámosles é prometémosles de los non dar á ninguno, é de los tener para Nos, y que siempre sean de nuestro Señorío Real é de los Reyes que después de Nos vinieren". Palabras escritas en el año mil trescientos cuatro, palabras rubricadas, palabras de Rey que se lleva el viento. 
De realengo a señorío por merced real. Guerra civil por el trono de Castilla, Enrique de Trastamara  y su hermanastro Pedro I. Recompensa por los servicios prestados, favores de guerra. Compañías Blancas con mercenarios franceses y la victoria en Montiel en el año 1369. Es Morón, una de las villas con qué Don Enrique el bastardo, pagó en 14 de Mayo de 1370, los servicios del francés Duquesclín (Mosen Claquín), por el fratricidio consumado contra Don Pedro de Castilla. 
Nuevamente a la corona, mercenario del dinero. En 1376 Enrique II se la compra, junto con el resto de villas, movido por la resistencia que los lugares opusieron al señorío del francés. 
Poco dura en manos reales. Por merced de Juan I, en 1.384 adquiere la Villa de Morón Juan Hurtado de Mendoza “el Limpio”, al que los castellanos llamaron “el Esforzado” por su valía militar. Primer señor de Morón, fundó mayorazgo y el linaje "Hurtado de Mendoza" se perpetuó como señores de la villa, hasta la supresión de los señoríos.
El palacio.
Es de comienzos del siglo XVI, construido por don Juan Hurtado de Mendoza "el ciego", V señor de Morón de Almazán, Señuela, Puebla de Eca, y la Torre de Martín González en Monteagudo de las Vicarias, todos ellos en Soria.  
En 1529 el emperador Carlos V fue a Italia a recibir la suprema corona del Imperio de manos del Pontífice. El 28 de julio de ese año se hizo a la vela en su galera, partió de Barcelona y con prospera navegación llegó a Génova. Pasaron con su majestad, entre otros, don Juan Hurtado de Mendoza, señor de Morón, que fue de los caballeros más lúcidos que allí iban, aunque vuelto de esta jornada cegó y vivió así treinta años. 
En la fachada de sillería, destaca la puerta de acceso y dos balcones semejantes con alfiz. Dos columnas estriadas delimitan la puerta de entrada, sobre el arco rebajado aparecen esculpidas las efigies de sus fundadores. A la izquierda Juan Hurtado de Mendoza  y a la derecha su segunda mujer, doña Leonor de Río.

Sobre la puerta aparece el escudo nobiliario de ambos, enmarcado también en un alfiz. Aunque desgastado, en este escudo partido, podemos distinguir en el lado izquierdo las armas de los Mendoza, (banda, diez panelas y la cadena) y en el lado derecho la de los Ríos (tres flores de lis y ondas de agua). Está rodeado por los dos cuernos de la abundancia. Dos seres fantásticos lo flanquean y coronado por la cabeza de un león, que sujeta un caso con airones.
Como curiosidad, decir que en el Codicilo de don Juan Hurtado de Mendoza, el ciego, en 1560 manifiesta:
"yten dixo: que si el dicho Ruy Diez su hijo mayor, quisiera las casas que él a hecho en la villa de Morón que son fuera de su mayorazgo, porque el compró los solares (...); mandaba y mando que si el dicho Ruy Diez las quiere que las haya y sean para él propias, mil ducados menos de lo que se tasaren por personas que lo entiendan y de lo que pareciere por mi libro que me costaron, lo cual hallarán en él asentado y así mismo se hayan de tasar los jornales que las acemillas podían gastaren el tiempo que anduvieron sirviendo en las dichas casas, por que esto no está asentado en el dicho libro. Y si por caso el dicho Ruy Diez, ni sus hermanos, ni los acreedores, no quisieren la dicha casa, mandaba y mando que la dicha casa se deshaga y desbarate toda y se venda por la comarca, puertas y ventanas y rejas y todo lo demás que se pudiera vender, hasta la portada.
Y que encargaba y encargo al dicho Ruy Diez, que no quisiera ser tan cruel que de ocasión a que se deshaga una cosa que tan bien está a la autoridad de su casa".
¿Palacio o casa?
En una pared lateral del palacio encontramos otro escudo, dos leones ramplantes enfrentados y en el mantel un castillo danjonado, escudo trasladado a esta ubicación. Pudiera pertenecer María de Castilla (María Téllez de Castilla, hija natural del conde don Tello, sobina de Enrique II y nieta de Alfonso XI) que fue esposa de Juan Hurtado de Mendoza y Mendoza, primer señor de Morón o quizás sean las armas del linaje "Enriquez de Noroña". Correspondería a Beatriz Pereira y Enriquez de Noroña, dama de la reina doña Juana, casada con Rui Diaz de Mendoza, III señor de Morón, que sirvió a los Reyes Católicos en las guerras de Granada y fue maestresala de la reina Isabel. Rui Diaz de Mendoza es el abuelo de Juan Hurtado de Mendoza "el ciego".
El Palacio ha tenido diferentes usos. En 1933 se convierte en alojamiento de las fuerzas de la benemérita, hasta que a finales de la década de los cincuenta se construyó una nueva casa cuartel  para la Guardia Civil. Fue sede del Frente de Juventudes y con posterioridad AyuntamientoEn la actualidad en este edificio, de propiedad municipal, se encuentra el Museo Provincial del Traje Popular soriano. Inaugurado en septiembre de 2012 y que merece la pena ser visitado.
 https://www.museotrajepopularsoriano.es/

Un sepulcro .
En la iglesia dedicada a la Asunción de la Santísima Virgen hay en la pared bajo un arco hispano-flamenco, un bello sepulcro. Nobles patronos fueron los Hurtado de Mendoza, poseían lugar y banco reservado y privilegio de enterramiento.
El sepulcro originariamente se encontraba en el presbiterio, tras la reja de forja que ahora protege su pórtico cubierto, símbolos de los evangelistas en las ménsula y escudo en la clave de la bóveda.
¿A quién corresponde?
Don Juan Hurtado de Mendoza, "el ciego", señor de Morón, hizó testamento cerrado en Morón ante Pedro de la Peña, posteriormente en 1560 sin anularlo, añade un codicilo.
"Yten dixo: que mandaba y mando que de donde quiera que muriere su cuerpo sea llevado a enterrar a la villa de Morón y lo entierren en la sepultura de sus abuelos".
Juan Hurtado de Mendoza, el ciego, casó en primeras nupcias con su prima, doña Luisa Velázquez de Velasco. Viudo de doña Luisa de Velasco, casó con doña Leonor del Río Salcedo que era viuda de don Bernardino de Arellano Mendoza.
Juan "el ciego" es hijo de D. Rodrigo de Mendoza, señor de Morón y de Aldonza de Mendoza,  Avellaneda y Zúñiga, hija de: D. Pedro González de Mendoza, primer conde de Monteagudo y señor de Almazán, y de la Condesa Isabel de Zúñiga y Avellaneda, su mujer.
Sus abuelos son: Ruy Díaz de Mendoza y Guzmán III señor de Morón y doña Beatriz Pereira y Enríquez de Noroña (Beatriz de Noroña),
(RABASF. Archivo, sig. 2-53-4)
Solamente podemos leer una parte de la inscripción que lo rodea, al estar empotrado en la pared. Escudos sin terminar, escudos en el suelo. El otro sepulcro que algunos escribieron que existió y yo lo creo ¿dónde fue a descansar?.
Podrían ser los sepulcros de  Rui Díaz de Mendoza y su nieto Juan Hurtado de Mendoza. 

4 comentarios:

  1. La prohibición de realizar fotos en el interior obedece única y excesivamente a la proverbial CODICIA de la Iglesia, adobada con egoísmo e intolerancia. Su única preocupación es "que puedas publicarlas" y así, supuestamente, "lucrarte"
    Esta gente, que en nada representa a Cristo, lleva siglos de retraso.
    Y creen que un templo levantado con los recursos de la comunidad (rentas pagadas a la Iglesia pero también donativos, cesiones de tributos por la Corona, venta de tumbas, etc es su "cortijo"y como tal se comportan. Y no señor, una iglesia,moralmente, es de todos los sorianos y por extension españoles, que la construimos y mantenemos. No se supone que "la Iglesia somos todos"???? Sólo para pagar!

    Este abudo varía de una diocesis a otra, y al final depende de la buena voluntad del sacerdote.
    Peto desde luego, EN EUROPA NO PASA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy mi opinión. Lo primero no hay duda de quien financió la construcción de los bienes inmuebles (iglesias, ermitas, …) y la mayoría de los bienes muebles (altares, imágenes, cuadros, …), como dices fue la comunidad.
      Tras haber recorrido muchas iglesias de Soria, he tenido experiencias diversas. En muchos casos y siguiendo instrucciones del sacerdote no te la abren y mucho menos puedes hacer fotos. En una ocasión pregunté a una chica si podría verla, su respuesta afirmativa. La acompañé a por la llave y su madre empezó a poner reparos por las consignas del cura. Le dije que no había problema y me marche dándole las gracias. En otras ocasiones, amablemente me la han enseñado y explicado. No he entrado en alguna porque tenía que pagar y luego no se podían hacer fotos. Lo que es curioso es que en la mayoría de las ocasiones esas imágenes ya están en Internet. Donde nunca he tenido problemas para entrar es en aquellas que se encuentran en ruinas, y normalmente después de los expoliadores.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro que te guste, solo soy un mero aficionado a escribir.

      Eliminar