Morón de Almazán (Soria). Recorrido por su plaza Mayor.

Desde la lejanía divisamos la torre plateresca de su iglesia parroquial, hacia ella dirigimos los pasos por las empinadas calles. Y llegamos a la bella y escalonada plaza castellana.
Recostados sobre la fachada de la casa que hizo  Juan Rodríguez de Aguirre en el año 1666, letras grabadas a cincel sobre piedra, podemos disfrutar de una visión del conjunto.
Juan Rodríguez de Aguirre, una capellanía familiar y el retablo en el añejo de Señuela.
Año 1862 “La persona que se quiera interesas en la compra de una casa, unas trescientas quince fanegas de tierra sitas en Morón  y sesenta  y cinco fanegas de tierra en Señuela, procedentes de una capellanía familiar que fundó D. Juan Rodríguez de Aguirre, se presentará en dicha villa el día 12 del actual y hora de las doce de su mañana, en cuyo punto estarán de manifiesto las condiciones bajo las cuales tendrá lugar la subasta”.
Retablo de la virgen del Rosario en el pueblo de Señuela: en la cartelera podemos leer: DE ESTE RETABLO Y SU CAPILLA ES PATRON  PERPETUO D: J UAN  RODRIGUEZ DE AGUIRRE CRIADO DE SU Maagd  (Majestad) CARLOS 2ª   Y MÚSICO DE SU REY. LO PUSO A SU COSTA Y DEVOCIÓN SUS HEREDEROS. CON LICENCIA DEL SEÑOR VICARIO D. FR. UZERO . AÑO DE 1688.  
A la derecha banderas al viento y piedra fechada en la fachada, es el actual Ayuntamiento.
A la izquierda el Antiguo Concejo construido en tiempo de los Reyes Católicos. Renacentista, de doble arcada, de tres arcos en cada una. Está coronado por una espadaña añadida posteriormente, reloj, campanilla y gallo. Biblioteca pública en un tiempo y ahora esperando la rehabilitación concedida, para su uso primogénito como Casa Consistorial.

Pasamos el palacio, nobleza vieja castellana, de los Hurtado de Mendoza, ahora reconvertido en el Museo Provincial del Traje Popular soriano, del que ya hablé en la anterior entrada.
Al comienzo de las escaleras encontramos el rollo medieval. Privilegios de concesión real y estatuto jurídico, “É mandamos que hayan el fuero de Medinaceli”. Villa que en lugar público administraba justicia.
Rollo jurisdiccional, (BIC 14 de marzo de 1963), una picota castellana del siglo XVI, de estilo gótico, con flores de lis y escamas en el cono.
Rollo que sobrevivió al decreto de 26 de mayo de 1813 que ordenaba quitar y demoler todos los signos de vasallaje, es decir los rollos y picotas de los pueblos. Y  a lo decretado por las Cortes y firmado por la Reina viuda Doña María Cristina de Borbón, como Gobernadora del Reino en enero de 1837. “Se restablece en toda su fuerza y vigor el decreto de 26 de Mayo de 1813, por él que las generales y extraordinarias mandaron quitar y demoler todos los signos de vasallaje que hubiese en los pueblos, según en el mismo sé previene” “Por tanto mandamos á todos los tribunales, justicias, jefes, gobernadores y demás autoridades, así civiles como militares y eclesiásticas, de cualquiera clase dignidad, que guarden y hagan guardar, cumplir ejecutar el presente decreto en todas sus partes".
Resistió a decretos en su originario emplazamiento, junto al Concejo, para posteriormente ser trasladado al centro de la plaza, bajo la iglesia frente al palacio.
Adosado a la iglesia está el antiguo cementerio, protegido por una reja de hierro. Flores y cruces, algunas caídas  y al fondo una tumba de mármol.

Cartelera blanca, con restos óseos trasladados desde el presbiterio y la cripta de la iglesia. Más de una treintena de inhumaciones fechadas entre los siglos XVI y XVII, a otra tierra sagrada.
Y llegamos a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, construida en diversas fases entre los siglos XV al XVI, De estilo gótico-renacentista, que fue declarada Monumento Histórico-Artístico de carácter nacional por Real Decreto 2859/1983, de 7 de septiembre. 
Destaca por majestuosidad su torre plateresca (de la que ya he hablado en una entrada anterior en este blog) contemplarla sin prisa.
Desde el pequeño callejón que forman el palacio y la iglesia podrás ver los escudos más antiguos de sus benefactores, linaje de los Hurtado de Mendoza. Se encuentran sobre una puerta lateral cegada, que posiblemente sea la primitiva puerta de acceso.

Rejería exterior franqueando el pórtico. Verja trasladada a finales de los sesenta del siglo pasado del interior de la iglesia. Separaba en su momento el altar mayor del resto de la iglesia, clases sociales. 
Protege la portada hispano-flamenca de acceso a la iglesia. Tetramorfos en los capiteles, los cuatro evangelistas. Figuras zoomorfas completas: león, toro, águila y hombre alado. Y en la clave de la cúpula otro escudo Hurtado de Mendoza.
En el centro fuente  y pilones, ganadería, dulero y dehesa, dehesa hoy campo de golf. 
En el año de 1901 fue cuando se inauguró la fuente, presidía la corporación municipal Juan Antonio Pérez. Tenía entonces Morón más de 900 habitantes. Día de las Candelas, rondalla de Morón, y música municipal soriana. Solemne función, bendición por el sacerdote Andrés Garcés Camarero, procesión de la Virgen de Nuestra Señora de la Asunción, desde la iglesia hasta la fuente. Construida en plaza de la Constitución, con dos grandes pilones abrevaderos y dos caños y surtidor de adorno. Las aguas sobrantes van a un lavadero cubierto y formado por dos estanques uno para lavar y otro para aclarar. Antes de la inauguración se surtían de un pozo, situado a más de 400 metros de la población. Las mujeres se veían obligadas a caminar cuatro kilómetros para lavar la ropa. Y para finalizar banquete en los salones de la Unión. 
Quizás puedas imaginar el bullicio en la plaza, trasiego, alegría y vida. Los gritos de los niños correteando, y los mayores en tratos o comprando. Partidos de pelota y baile. Día de mercado o fiestas de San Juan, su patrón.



Otros tiempos, unos pasan y otros llegarán.


4 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Muchas gracias Belma.

      Eliminar
  2. muy completo y detallado . Excelentes los comentarios sobre la picota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar y Jose en el pueblo soriano de Rello, al que merece la pena hacer una visita, hay una muy curiosa y única. “En Rello hay un rollo de hierro, de hierro es el rollo de Rello”.

      Eliminar